La revista de la Virgen del Carmen

Es una revista mensual de reflexión cristiana, abierta a los caminos de la Iglesia y del mundo. Editada por la Familia Carmelita, que quiere comunicar al pueblo cristiano su experiencia de encuentro con Dios y participar en la búsqueda de su presencia. Pone a la Virgen del Carmen en la perspectiva de sus anhelos a través de la devoción al Escapulario del Carmen, tan elogiado por los Papas.

Es una revista a la que deben suscribirse todos los miembros de la Familia Carmelita: miembros de la Orden Tercera del Carmen, de las Hermandades y Cofradías del Carmen y todos los devotos de la Virgen del Carmen. Es la única revista en lengua española con este especial matiz de fomentar la devoción al Escapulario del Carmen y de difusión de las imágenes de la Virgen del Carmen, además de ayudar a la formación cristiana de sus suscriptores, abierta siempre a los signos de los tiempos. (Con motivo del Año Mariano Carmelita de 2001 se publicaron importantes artículos sobre el Escapulario desde diversas vertientes: desde la historia, la espiritualidad, la literatura...)
Esta revista salió a la calle el 16 de enero de 1904, bajo el titulo de El Santo Escapulario de ahi que haya cumplido los cien años en enero de 2003. En este primer siglo de existencia ha tenido que superar no pocas dificultades. Primero las dificultades propias de sus inicios: crearse una clientela amiga. Hubo un hombre provindencial a este respecto: padre Alberto Murillo Molero que llegó a hacer 5.000 suscripciones. Junto con el padre Luis Mª Llop Gaya, director y alma de esta publicación durante muchos años, fueron las bases sólidas de esta publicación que ha superado los cien años. Después vinieron los asaltos a los talleres y locales de administración de la misma en el ano 1931 y 1936. Otros problemas fueron los económicos por los años 1940 al 45.

En este año centenario se asoma a Internet con su página Web para abrirse a los cinco continentes con humildad y sin interés de competir con ninguna otra publicación, pero si con el deseo de que llegue a todos los afiliados a la Orden del Carmen y a todos los devotos de la Madre de Dios del Monte Carmelo.